Contingencia del SPAM

Copio una tra­duc­ción de un frag­men­to del artícu­lo sobre el spam (“Spam”) que escribió Finn Brun­ton para Brüg­ger, Niels y Mil­li­gan, Ian (Eds.). The Sage Hand­book of Web His­to­ry, 2019. Esto es un dato, aunque no fig­ure en ningún reg­istro, para una his­to­ria de la imag­i­nación tec­nológ­i­ca en los orí­genes de la Web. 

La Web, sin embar­go, fue al prin­ci­pio una especie de sis­tema de nave­gación de doc­u­men­tos –un lengua­je de mar­ca­do y un con­jun­to de pro­to­co­los para la creación y explo­ración de conocimien­tos a través del hiper­tex­to–. Se trata­ba de un proyec­to adap­ta­do a una comu­nidad cien­tí­fi­ca polí­glota: desar­rol­la­do por un infor­máti­co inglés, revisa­do por un bel­ga, con el primer sitio con­stru­i­do en francés, alo­ja­do en una máquina cal­i­for­ni­ana en las pare­des de un insti­tu­to de inves­ti­gación suizo: una pre­sentación de saberes y una her­ramien­ta de nave­gación para las comu­nidades con may­or cap­i­tal cien­tí­fi­co del siglo XX. Se trató de un con­tex­to y una tec­nología en los que no es posi­ble imag­i­nar que pros­pere el spam, más de lo que se puede imag­i­nar que el moho crez­ca en una estación espacial.

Comentarios deshabilitados para este post