Cómo escapar de una vida calculada

Lo que cuen­ta es cómo escapamos de una vida cal­cu­la­da, jun­tos” dice Geert Lovink en este artícu­lo sobre las redes sociales y la dis­trac­ción: “La dis­trac­ción y sus descon­tentos. Altos y bajos en la sen­si­bil­i­dad de las redes soicales”.  La tra­duc­ción es de I. M. Calderón (gra­cias miles).

La “dis­trac­ción” es una noción hojal­dra­da, tiene un espe­sor históri­co y eso mov­i­liza, mov­i­lizó siem­pre, a Lovink para repon­er la con­ver­sación sobre las redes sociales y su (nece­saria) poli­ti­zación.

La pre­gun­ta sobre ante­ri­ores for­mas de inter­ac­ción dig­i­tal, como la que me hago en mi inves­ti­gación, pre­supone otro inter­ro­gante, uno sobre el pro­pio pre­sente: ¿qué rela­ciona a la economía de la rep­utación con el cap­i­tal­is­mo glob­al? No hay pre­gun­ta posi­ble sobre socia­bil­i­dades pre­vias a la web sin com­pren­sión de las dinámi­cas cul­tur­ales de las redes sociales. El extrañamien­to inmedi­a­to frente a las prác­ti­cas descono­ci­das de las socia­bil­i­dades de módem per­mite desnat­u­ralizar pro­ced­imien­tos con­sid­er­a­dos nor­males o eter­nos pero debe estar medi­a­do por con­sid­era­ciones acer­ca de las tec­nologías acu­tales. Esa for­ma engel­siana de referir com­por­tamien­tos “prim­i­tivos” para his­tor­izar el cap­i­tal­is­mo habili­ta tam­bién las con­je­turas de Lovink, con las que es capaz de rela­cionar el swipe, un gesto cotid­i­ano de la ciu­dad actu­al, con otros sen­so­rios (de sig­los y sig­los ante­ri­ores). Por eso es tan impor­tante, en el artícu­lo tra­duci­do, la cita del libro de Petra Loef­fler, Dis­trib­uted Atten­tion, a Media His­to­ry of Dis­trac­tion (todavía sin tra­duc­ción al inglés o al español).

 

 

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Su correo nunca será compartido.Required fields are marked *